#

miércoles

Sol atrapado.



Me gustaría pasarte un poco de mi alma de niña, un poco de mis sonrisas eternas, para alegrar tu negro mundo. Quisiera protegerte de todo para siempre, abrazarte y no soltarte. Para que tengo una caja si no tengo ya nada más que guardar? La esconderé bajo un trébol de cuatro hojas, para que la suerte viaje con tus sonrisas escasas. He guardado tu último abrazo en esa cajita, llena de colores, con nuestras iniciales escritas. Si algún día nuestros caminos se vuelven a encontrar, la desenterraré, y volverá a tener uso, y el trébol, ese trébol de cuatro hojas que custodia las sonrisas, te lo regalaré en forma de abrazo. Recuerda, pensar como un niño pequeño puede salvarnos muchas veces, y a ti, solo a ti, mi alma de niña quiere salvarte de lo malo. Recuérdalo, recuérdame. Pisa las líneas.

Cuidate, sonríe, y no me eches de menos como yo lo hago contigo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como te prometí iba a pasarme de vez en cuando y leer tus textos que me dedicases, y aqui estoy. Te lo agradezco, me ha gustado sinceramente.
Espero que sonrias, al menos hazlo más que yo.
Sigue pisando las lineas.

Derek.

Ast dijo...

Si lees esto, ya sabes, te echo de menos. Y espero encontrarme noticias tuyas así más veces, porque esto si que me hace sonreir.
Te echo de menos Derek, y las líneas, empiezan a perder sentido.