#

jueves

Todavía te sigo queriendo.

En medio de mantas, vapor y letras susurradas entre notas de música, reconozco que todo está mal entre tu yo. Que no veo solución, que todo parece tan negro como esta oscuridad que me rodea. Se han perdido esos abrazos llenos de te quieros volando invisibles, y esos besos cargados de amor diferente. Ya no existen esos secretos desvelados a medianoche, entre velos de algodón. Mírame, y dime qué quieres recuperar todo eso, y miénteme, como todas las veces. Mintámonos. Digamos que todo está bien, que tú estás a mi lado cuando avance y cuando me caiga, que tú serás mi herida y, a la vez, mi cura. Hazme sufrir como solo tú sabes, para después curarme con tus palabras hirientes. ¿De verdad puedes creer que te quiero? Dios, como me río al decir esa palabra relacionada contigo. Ya hace mucho que pasé de quererte. Hace tanto que estás tan dentro de mi pecho, que eres como una costilla más, una vena que late siempre en mí. Haces daño, y yo no hago más que desear que me lastimes, que me demuestres como eres. Simplemente, eres mi navidad en verano.

2 comentarios:

La chica de las cien mil caras dijo...

Ay, y si le quieres dejar de querer, ¿Qué?

la chica de los lacasitos dijo...

el amor a veces se funde hasta parecer otro pedacito más de nuestro cuerpo...
Remediable a veces por el tiempo


:)

bella.