#

jueves

Me duele tan solo al pensarlo.

El vestido rojo no volaba al viento porque no tenía vuelo, ceñido como era no dejaba que el viento adentrase entre sus piernas. Pero la mano de él si que entraba por ahí, subiendo hasta acariciarla con fuerza, mientras con el otro brazo la agarra por la cintura, pegándola a él. El pintalabios de ella esparcido por su cara de mala manera, con los ojos cerrados y la boca inexpresiva, completamente tirada en los brazos de él, de ese hombre. No hablaban, ya habían gritado bastante antes, ahora era el momento de la acción.
Que son una pareja más, que la reconciliación es más fuerte que los gritos de antes, que ella acerca su cara al cristal para acallar el sudor. Y de paso, para enfriar un poco el moratón de la mejilla, a ver si le desaparece rápido para que nadie pregunte y no tenga que mentir por él. Porque a él le gusta jugar, y juega a matar, a doler, a querer y a odiar.

5 comentarios:

Inma dijo...

Buena entrada para el dia de hoy...aunque algo...triste?
un beso! =)

Spaski dijo...

A mi me gusta y no me parece triste, me parece impactante!

Te sigo ;-)

Frankie. dijo...

Es triste pero a la vez bonito, y doloroso y romántico y hasta excitable jaja Mua

poetadebotella dijo...

mmm...no me gustan ese tipo de juegos...no los comparto...soy mas de Trivial y eso!:)
jajajaja en la biblioteca de tu insti?uuoohh esque la canción mola mil!:)
te sigo, muuaH!

Mela dijo...

De esos tipos no quiero ninguno en mi vida, por muy bueno que sea el polvo reconciliador.