#

jueves

"Productífero" gracias.

El sonido de los muelles era inconfundible, aunque al principio estaba casi convencido de que eran las llaves al tintinear contra la puerta cuando la abrió. Suspirando se fue quitando la chaqueta, con los puños crispados y la boca apretada. Mentalmente, su cabeza tarareaba la canción que había escuchado antes en el coche "últimamente me siento inteligente, últimamente no tengo corazón". Dejó la chaqueta sobre el respaldo del sillón del sofá, deshaciendo el nudo de la corbata. Mierda, ahora además del sonido de la cama, también empiezan sus gemidos enloquecidos. Subió las escaleras lentamente, probanco a cerrar sus oídos, deseando que el mundo se callase, o deseando haber comprado una cama que realmente no hiciese ruído y una esposa muda.
Se acercó a su habitación y empujó la puerta, y allí estaba, su mujer cabalgando sobre un tipo del cual no le importaba ni el aspecto ni el nombre, con las ropas tiradas en el suelo y las manos de él abarcando la inmensidad del trasero de ella. Desde su posición podía verle la espalda, con sus huesecillos notándose mientras subía y bajaba gracias al impulso de sus piernas. No podía ver donde estaban sus manos, pero estaba jodidamente seguro de que la derecha estaba enterrada profundamente en su sexo, acompasando el ritmo de las embestidas con el de su dedo sobre su clítoris, al igual que hacía cuando follaba con él. Y así mismo, el orgasmo la inundó totalmente primero notándose en el cosquilleo de sus hombros, para después soltar el gemido gutural más excitante que podía salir de sus labios, mientras la espalda se arqueaba, marcando aún más esos huesos de niña en su mujer.

           - Sabes que solo te quiero a ti. - Ella le estaba dirigiendo una mirada cansada con una sonrisa de gata satisfecha, mientras seguía con el tipo ese en su interior, a la cual él contestó con una mirada de reprobración, y tal vez, de noimportanada.
           
           - Bonita manera de demostrarlo, gatita. Es el sexto esta semana, comienza a controlarte o a pagarte un hotel, estoy cansado de que nuestra mi cama se llene de mierda.


9 comentarios:

Daiana Saldivar. dijo...

"Cogiendole la pata a Pooh" JAJAJAJAJAAJ ES LO MÁS BOLUDA! te sigo!

Mizzy Pops dijo...

Me recuerda a algo, pero bueno... me gusta-

Clá dijo...

Me he quedado pasmada con tu entrada. ¿Porque él no se enfada y se va de casa pegando un portazo? Sí... a veces nos atan tantas cosas que no nos queda otra que aguantar...
me gustó tu blog, me uno! MUÁ

Charlotte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Charlotte dijo...

la cabecera de tu blog es IMPRESIONANTE, y esta entrada es -con perdon- LA HOSTIA¡
pd: me ennncanta esa cancion de maroon 5!
te sigo, y mil gracias por pasarte por mi blog! espero que te sigas pasando^^
muuuack¡

C a m i l l e . dijo...

Me ha encantado, es realista, es sutil, lo que me sorprende es la reacción, no decir nada,quedarse plasmado frente a una imagen fuerte "sabes bien que te quiero solo a ti" tipico para mantener a ambos entre sus manos, me encantó.

Sobre tu respuesta, los mios son peores, yo ni si quiera suelo acordarme porque tienden a ser confusos, pero siempre sueño con el mar :O

la princesa rana dijo...

Me ha gustado mucho lo que has escrito la verdad
esta frase nose porque :
<>
Respecto a la Supermartxe estuvo genial repetiria una y otra vez!!!

Shara dijo...

bufff me ha enacantado chica ;)
te sigo :)

...nacho! =X! dijo...

que sexual todo y que poco "amor" por todos lados porque no hay ni enfados ni nada. interesante jaja

un besooo guapa!