#

jueves

Lo que tú llamas historia de amor, yo la llamo dolor en ocasiones frecuentes.

Una historia que no comenzó con un te quiero, sino con un "Déjame en paz" y que acabó con un "No te aguanto más". No te puedo decir que fueron felices, aunque sonrisas hubo unas pocas, pero claro, no todas las lágrimas se ocultan con sonrisas. Pero se cansaron de venir y pretender que todo sigue como antes, como cuando no habían aparecido en sus vidas. Y lo único que hacen mutuamente es reventarse los oídos con mentiras sin sentidos, o se riegan los ojos con sal para heridas en carne viva. Y también se atreven a pisarse el corazón con zapatos invisibles de toneladas de odio, y se prometen sonrisas puñaladas como quien corre a la tienda de chuches a endulzarse la boca. ¿Quieres romanticismo? Cómprate una entrada para el cine. Aquí lo que puedes encontrar es realidad.

6 comentarios:

Meri dijo...

Pues si hay tanto dolor, y tan pocas sonrisas.. no vale más la pena.
Recuerda que estás aquí para estar feliz.
muakkk :)

Duna Loves dijo...

y tan cruda realidad a veces,
pero si se han cruzado sus vidas
será por algo :)

Ana dijo...

A veces el amor y el dolor están a un solo paso, hay que saber diferenciarlos, no merece la pena sufrir.
un beso

Alba dijo...

Hay una linea muy delgada que separa el amor del dolor...Pero creo que no puede existir uno sin el otro..

whisper dijo...

para qué molestarse en imaginar lo que no será ;)
Me encanta

poetadebotella dijo...

mmm...me ha encantado la frase en rojo, es pura realidad...jajaja
muah