#

martes

Co Co Cor.

Corbin es la feliciiiiiidad. Si aún no le conoces, no sé a qué esperas. Sabías que es capaz de darlo todo por alguien sin esperar nada a cambio? Es de los pocos con ese poder. Porque, Cor es la sonrisilla esa que le aparece en esa boquita. Es un abrazo en un mal momento y un achuchón con beso incluido en un día alegre. Puede ser amable, divertido, cariñoso, atento, borde, pasota, y sobre todo, muy impulsivo. Si tiene que ayudar, lo hace, y si no? También lo hace. Es tal su dedicación que nadie es capaz de estar mal en su presencia. Cor puede acariciarte la espalda con el dorso de su mano, como puede besarte con pasión, cancelando la transmisión de oxígeno con la atmósfera y concentrándola en él. Porque, Corbin, cuando quiere, quiere. No se va con medias tintas, no se da la vuelta y sus sentimientos desaparecen. Corbin te quiere. Dentro de cinco años, seguirá queriéndote, y dentro de mil, también. Porque, Cor será inmortal, y vivirá para siempre para hacer de las suyas. Corbin puede ser un rastafari despreocupado, como un pijo cariñoso, o un nudista sin preocupaciones. El único defecto posible? Creo que Cor quiere lo que no puede tener.


1 comentario:

La chica de las cien mil caras dijo...

Y Corbin quiere a Astrid mucho, mucho, muuuucho.