#

viernes

Pequeña princesa sin trono.


Se apoyó en la ventana con su taza de café en la mano. Tenía sus muslos al descubierto, con un culotte rosa y unos calcetines hasta las rodillas rosas y negros. Solo asomaba a la ventana la parte superior de su cuerpo, tapada con una simple camiseta negra de manga corta. Tomó un sorbo de la taza, estremeciéndose con su sabor dulce, resultado de los cuatro terrones de azúcar.  A la mierda su tensión, ella amaba el café dulce. Su pelo largo recién lavado se mueve al compás del viento, y, apurando el café que le quedaban y notando la fresca brisa en sus brazos, que le eriza la piel, piensa que ya está preparada para un nuevo día.
 Se pone sus shorts blancos, cambia sus calcetines rosas por unos totalmente negros que quedan cerca de las rodillas, y se calza sus zapatos de tacón de ante negro. Fue hacia la puerta, taconeando silenciosamente en la alfombra. Cogió sus llaves y abriendo la puerta, agarra su chaqueta, comienza a provocar un pequeño ruido al cerrar la puerta y pisar por el pasillo. Cogió el ascensor, llega a la calle, y al salir nota el sol en su cuerpo, con la gente mirándola de soslayo.

1 comentario:

Laura dijo...

Nena tu blog esta super xD