#

martes

Las sirenas ya no huyen del calor.

Yo pido más del mundo y nada de ti, que lo existente se despedace y desaparezca. Que las palabras cambian los hechos dependiendo solamente de como se tomen, si mal o bien, si verticales u horizontales como puñales. Tampoco pienses que te sufro, que en cada esquina rompo a llorar ocultando mi cara. ¡Todo lo contrario! Si lloro es solamente la molestia del sol en mis ojos al levantar bien alta la cabeza por el mundo por el que camino, y los pensamientos que te dedico... A pesar de que duelen, mi corazón es más fuerte de lo que tu pensaste cuando intentaste romperlo.

1 comentario:

Lara Nidea dijo...

eso es!
hay que llevar la cabeza bien alta pese el sol.
muy buena entrada.

muac.