#

martes

Anchoas sentimentales.

¿Has llorado alguna vez de la simple felicidad por querer a alguien? Llorar por como un sentimiento puede irse haciendo grande poco a poco, por un simple roce de la piel. Pensarle y llorar, que tus ojos se inunden como si alguien hubiese abierto una brecha en el corazón y no pudieses parar de sentir. Que su sonrisa te hace ponerte tonta, como si no pudieses mirar otra cosa, y que cuando una de sus manos alcanza tu mejilla, es como si el mundo se acabase, como si explotaras de felicidad.

Te quiero hermano.

1 comentario:

Mía D. Rain dijo...

¡Pasate por mi blog! Tienes una sorpresa ;)