#

martes

Aborrezco los tópicos, pero es verdad eso de que el amor duele. ¡Y como duele!

Hoy vengo aquí a contarte el cuento de una llorica. Las lloricas son siempre personas muy sensibles, que nunca saben que hacer con lo que sienten, no saben manejarlo, como si sus sentimientos fuesen caballos sin domar. Y esta llorica, en particular, está enamorada, tan enamorada que llora a cada segundo, porque tiene el corazón a punto de explotar de tanto que siente ahí dentro. Pero el amor no es fácil ni siquiera para la más fuerte de las personas, y la llorica solo puede llorar, que para algo es su trabajo. Y pensarás que puede hacer algo para no llorar, que puede enfrentar al mundo y ser una persona sonrisas en vez de una lloricas, pero la naturaleza de cada uno no se puede cambiar, al contrario de los sentimientos, que aumentan, aumentan, hasta explotar.

2 comentarios:

plinnn... dijo...

antes que ir al paro, mejor trabajar de llorica... o.O
mi gato y yo hemos disfrutado de escuchar a Damien Rice :) gracias :))
PD: el amor no es fácil, pero es amor

Frankie. dijo...

Yo soy otra llorica... no se podrá cambiar, pero se puede intentar "transformar" en algo...más llevadero..

aunque en el fondo, siempre está ahí

besos