#

viernes

Lo indicado no es más que lo equivocado camuflado.

Tenía los dedos tan apretados contra las sienes que incluso parecían volverse translúcidos, y llegando a ver los pequeños resortes que estaban bajo la piel. Otra vez le costaba respirar, y no conseguía fijar la mirada en un punto de la grisácea pared de la habitación, y también sentía el estómago contraído y las nauseas volviendo a recorrer la tráquea. Intentó clavarse las uñas en las sienes, pero de tan mordidas que estaban no llegaban a arañar, así que optó por los tirones de pelo, enredando los mechones en los dedos, y alejando las manos de su cabeza. En ese momento se abrió la puerta y él entró casi corriendo, atrapando sus manos detrás de la espalda y presionando su cuerpo contra el de ella hacia la cabecera de la cama. Ni siquiera tenía la maldita idea de apretar fuerte sus dedos en las muñecas de ella para que al menos se dolor se manifestase por algún lado, y no le quedó más remedio que forcejear para intentar conseguir lo que anhelaba por todos los medios, pero era demasiado fuerte para ella, y terminó por rendirse, relajando los músculos, ahora solamente algo entumecidos, y apoyando la cabeza cerca del cojín que alguna vez le habían mandado desde casa.
- Esperaré por ti, Penélope.
Las palabras parecieron recorrer los poros de su piel sin transpasarla, yéndose de la misma manera en que habían venido, y al fin encontró el punto que podría mirar en la pared, algún pequeño resquicio de corte que tenía el acolchado de la pared.

21 comentarios:

MiRutinaPreferida dijo...

No me cansaré de pensarlo, vaya manera de escribir, pocos sobrecogen tanto en tan pocas líneas.
Besos inmensos.

Katua dijo...

Estoy de acuerdo, me ha dolido incluso a mi, o será la dilatación, pero me he sentido inutil

Mr. X dijo...

guau, lo he sentido
un beso

Claudia dijo...

"Esperaré por ti"
qué bonito que te dijesen eso.
escribes de maravilla. me encanta pasar por aquí.

Eugenia G. dijo...

Penélope, que nombre tan jodidamente bonito. Penélope. Penélope. Penélope. Cuando tenga una hija, si la tengo claro, probablemente la llame así. Vaya texto, vaya descripción. Me ha encantado la parte en la que intenta arañarse las sienes pero no tiene uñas para hacerlo. Es original que no lo consiga, muy original. Casi tanto como tú.

Gemm dijo...

Cuánto dolor en tan poco espacio, qué sobrecogedor.

Marta. dijo...

Te I miss you
Pd: quiero que me enseñes a escribir asi de bien :)

Clá dijo...

guau....increible.

Escalofrío dijo...

¿Y que pasa si no encuentra nada?

aLmmuu.! dijo...

aii.. que escalofrio.. increible..=)

-Big.Small.Big.Small- dijo...

Penélope.. Buah Me encanta ese nombre, parece que ya solo el nombre transmite sentimientos"

Lexy dijo...

Increible ese "esperare por ti"..lo que todos deseamos en el fondo..me gusta mucho el texto :)

Eugenia G. dijo...

¡OH, JODER! ¡Tú también eres de Santiago! Ni zorra. Uy, es fantástico saber que hay más gente en mi ciudad -bueno, nuestra ciudad, en este caso- con sentido del decoro. Pensaba que todos eran aldeanos con complejos de urbanitas. Flipando me has dejado. Ale, ya me voy contenta a la cama.

Marta. dijo...

kjdhgfkjdhgkjhdgkdf mentira, lo he vuelto a leer y me gusta aún más que ayer

florencia dijo...

El no poder verle me hace quererle aún más.

Duna Loves dijo...

menuda descripción de la angustia, la desesperación... pobre Penélope

el_spaski@gmail.com dijo...

que impactante, grandioso ;-)

saludosss

David dijo...

Simplemente, precioso.
Un besazo!

Eugenia G. dijo...

Nah, no te creas que destiñe mucho, pero es bastante asqueroso porque el agua queda color cobre y parece un pantano o un barrizal, porque además se enturbia y... AGGG. Yo el primer día también me asusté, pero la segunda vez ya fue como el pan de cada día xdd

DosBichos dijo...

Uoo.

P.

L u c i a dijo...

No debería meterme tanto en la piel del personaje, ahora me duele la cabeza como si de verdad me hubiese dado un tirón de pelo. ¡Muy buen texto!