#

miércoles

Las cosas inverosímiles también sirven para provocar dolor.

Las heridas cubrían sus brazos y sus piernas, algunas en sus mejillas, arañazos como si un gato se hubiese paseado a sus anchas durante semanas por su cuerpo, afilando las uñas entre sus poros e intentando dibujar un cuadro abstracto sobre tu piel. Tenía la ropa tirada en el suelo, completamente desnuda y enrollada en las sábanas en la cama cuando él entró, despacio, sin casi hacer ruído.
- Lárgate, no sé ni para qué vienes.
Cerró la puerta sin dejar de mirarla, pero quieto para que ella no saltase a su yugular de manera literal pretendiendo que se fuese de aquí. Llevaba toda la noche en la puerta, escuchándola gimotear y patalear, sin atreverse a entrar por miedo a lo que pudiese pasar. No podía parar de mirar las sábanas, llenos de pequeños regueros de sangre por doquier, como un estampado que podría haber pasado inadvertido por cualquier persona ajena a ellos.
- Ya ves, dejarme las uñas largas vale para algo.
Su voz sonaba lejana, sin la alegría que antes podía haber tenido. Deseó poder haberla conocido antes de que ella hubiese terminado aquí, tenía unas mejillas echas para levantarse por la risa, y seguro que, si alguna vez volvía a reír, su risa podría enamorar a un ejercito de gorriones cantarines. Pero las cosas nunca eran tan sencillas como cualquiera pudiese pedir.
- Me parece increíble, Penélope, que en tu afán de hacerte daño, hasta decidas dejarte largas las uñas.

6 comentarios:

.Amazonica dijo...

las personas somos capaces de hacer cosas incluso peores sólo para hacernos daño, es cierto.
me da curiosidad Penélope y, sus razones...
me encanta tu blog :)
un beso!

Katua dijo...

me ha encantado la última frase, y las reacciones de ella, y sus contestaciones, me ha encantado, si, muchisimo

Eugenia G. dijo...

Creo que ya le habías dedicado un texto a Penélope, y este me gusta tanto como el anterior, aunque no recuerde de qué iba. La forma en la que describes las cosas, en la que eliges las metáforas y en la que elaboras los diálogos es flipante, de veras que sí: sublime, fantástico. Como quieras llamarlo. Pero flipante, al fin y al cabo.

P.D: ¡A ti el pelo rojo también te que queda bieeeen, no te lo cambies!

Espérame en Siberia dijo...

Aysssss.

Roan ♥ dijo...

Fantasssssstico blog !!!!!!!!
te sigooo !! me sigues ¿?
un besito =)
te espero en:
http://roanbeautyfashion.blogspot.com/

Sandra Rodrigo dijo...

aiss.. como han dicho me encanta la ultima frase

xxx